Con Florinda Mieles, 20.000 productores se han unido al programa Asómbrate

Florinda Mieles se convirtió en la productora número 20.000 del programa Asómbrate, que les permite el acceso a los mercados de carbono.
Cacao Asómbrate

Florinda Mieles respira, junto a su esposo, Ramón Marín, un aire fresco, recién salido de los árboles de cacao y cítricos, y de la selva misma. Llegaron hace 14 años a la finca El Dique, una de las inscritas hoy en el programa Asómbrate en la región, huyendo del espanto que es la violencia en los campos de Colombia. Allí cultivan 4,5 hectáreas en la espesura de las montañas de la vereda La Paz, de Rionegro, en Santander.

Ramón Marín, uno de los productores vinculados al programa Asómbrate, de Rabobank y Solidaridad

Con el programa Asómbrate, árboles para respirar

“Uno, como se crio en selva, poco a poco ha ido empezando a entender que la vida del ser humano no está en deforestar, porque si deforestamos, nos quedamos sin oxígeno”, dice Ramón. Sus ojos se abren entre surcos bajo la sombra de una cachucha que nunca le falta en los días de sol. “Cuando llegamos acá, la finca estaba abandonada. Era un pedacito de casa y los cultivos peor. No tenía cosecha, no podaban los árboles”, recuerda Florinda.

Sin embargo, había 1.500 árboles de cacao que eran una oportunidad. Con la asistencia técnica de un ingeniero agrónomo de la Federación Nacional de Cacaoteros (Fedecacao), comenzaron por limpiar los cultivos y hacer análisis del suelo. “Así fue como empezamos a recuperar la finca de cacao. Los árboles son necesarios porque les dan sombra a los cultivos”, cuenta Florinda. Para ella, los árboles son vida, y el cacao significa mucho; sustento para la familia cada dos semanas o cada mes, cuando vende lo cosechado.

Más familias en el programa Asómbrate

Florinda Mieles se convirtió en la productora 20.000 en asociarse al programa Asómbrate, una estrategia de Rabobank y Solidaridad Network en respuesta al cambio climático. Esta iniciativa les ofrece a pequeños productores de cacao y café la oportunidad de implementar sistemas agroforestales en sus fincas, con árboles de sombrío, y recibir pagos anuales por la captura de carbono. También se benefician de contar con capacitaciones técnicas y facilidades de financiación.

Florinda Mieles, cacaocultora de Rionegro, Santander, vinculada al programa Asómbrate

“Uno, como se crio en selva, poco a poco ha ido empezando a entender que la vida del ser humano no está en deforestar, porque si deforestamos, nos quedamos sin oxígeno”.

Brayan Rojas, cantante aficionado, de Rionegro, Santander.

El 80% de los recursos por ventas de bonos en el mercado internacional de carbono son para los productores. Y Microsoft, también socio de la iniciativa, es el principal comprador.

Además de Fedecacao, apoyan el programa el Banco Agrario, Luker Chocolate, Compañía Nacional de Chocolates, Colcocoa, Cafisur y Financiera Coagrosur. También está la presencia del personal técnico en campo de Solidaridad como socio implementador de la estrategia acompañando a los productores.

Con la participación y el trabajo de familias como la de Florinda y Ramón el programa Asómbrate tiene el objetivo de seguir creciendo en 2024. Los beneficios en protección de los cultivos por el cambio climático y generación de recursos extra ya están al alcance de productores en 16 departamentos. El programa incluye a cacaoteros de Huila, Antioquia, Tolima, Santander, Bolívar, Norte de Santander, Sucre, Córdoba, Meta, Casanare, Arauca y Cesar. Además, se ha extendido a caficultores de Risaralda, Cauca, Caldas, Huila, Antioquia y Quindío.

Mayor información a la prensa

Nancy Amado
Gerente de Comunicaciones
Solidaridad Network
nancy.amado@solidaridadnetwork.org

También puede interesarte

La canción Asómbrate, de los Héroes del Clima, recibió premio en Nueva York